¡No somos hadas madrinas!

¡No somos hadas madrinas!

Portada vía Cecy Pineda

Haz escuchado alguna vez: ¡¿Las hadas madrinas si existen y son wedding planners?! Seguro sí, yo lo he escuchado, visto y leído muuuuucho desde hace unos años a la fecha, quiero aclarar que no es que esté mal, lo veo como una frase de branding de muchos colegas que en su tiempo estuvo de moda y que la siguen usando desvirtuando así su propio negocio, pero el día de hoy te quiero dar mi humilde punto de vista hacia esta frase.

Foto vía Cecy Pineda

¡No somos hadas madrinas!

Hay que ser muy realistas cuando somos emprendedores, algo que siempre les comento a las personas que les doy asesoría es que debemos de educar a nuestro cliente y sobre todo atraer al cliente que haga match con nuestra filosofía, principios y valores de nuestra empresa, por lo que es de sumo cuidado el uso de palabras o frases que tergiversen el papel y la función en la realidad de un wedding planner. A continuación te voy a dar 15 razones por las cuales ¡No somos hadas madrinas!

1. Somos profesionales que estudiamos y nos certificamos en la materia,

2. Los eventos que hacemos no suceden por arte de magia, hay una planeación y producción detrás de meses.

Foto vía Cecy Pineda

3. Siendo muy honestos no complacemos a nuestros clientes, los orientamos para maximizar su presupuesto,

4. No aparecemos cosas, tenemos una cartera de proveedores igual de profesionales que nosotros,

5. No tenemos una varita mágica, tenemos voz, opinión y experiencia para sugerir y hablar con bases ,

6. No cargamos en la bolsa todo lo necesario para la boda, tenemos mil compartimientos, mini bolsas y cargamos mucho el gran día con tal de que nuestro cliente siempre esté atendido por nosotros.

Foto vía Cecy Pineda

7. No siempre estamos felices como las hadas madrinas, somos seres humanos que nos estresamos, nos desesperamos y nos enojamos con situaciones que suceden durante la planeación de una boda,

8. No tenemos mucho dinero, hace poco escuché que un Wedding Planner lleva una vida lujosa porque cobra mucho a sus clientes, cobramos lo que valen nuestros servicios,

9. No trabajamos solo cuando nos necesitan los clientes (como lo hacen las hadas madrinas) trabajamos 24/7 – 365 (al menos yo) todo con el afán de que la boda sea un éxito rotundo.

Foto vía Cecy Pineda

10. ¡No somos un cliché! ni tampoco un lujo, somos una inversión para nuestros clientes,

11. Cuando tienes una hada madrina sabes que estas 100% seguro, cuando contratas un wedding planner no es igual a tener un seguro para tu boda, no nos hacemos responsables de todo aquello que no tenga que ver con la planeación de la boda,

12. No podemos hacer con un “Clinck” (¡el sonido que creo yo tienen una varita!) que el proveedor baje sus precios sólo porque sí, tiene que haber un win-win tanto para los clientes como para ellos,

13. No tenemos alas, tenemos un par de piernas que aguantan más de 18hrs de pie siempre al pie del cañón en una boda.

Foto vía Cecy Pineda

14. No usamos sombreros ni un peinado pomposo como lo hacen las hadas madrinas, somos funcionales el día de la boda, usamos un radio que comunica la vida (literal) en el gran día de nuestros clientes,

15. No sólo vivimos para nuestros clientes, también tenemos vida social y familiar (aunque no parezca) no porque tengamos los fines siempre ocupados significa que descuidemos a los nuestros.

De hoy en adelante…

Cuida el branding de tu empresa (¡¿Ya leíste mis 5 tips para optimizar tu identidad corporativa? crea una frase que verdaderamente te identifique pero sobre todo que no desvirtúe tu papel como profesional.

Se vale educar a tu cliente, déjale saber que no eres una HADA MADRINA, que necesitarás de él para el éxito de su boda, que confíe en ti pero sobre todo que te deje realizar tu propia MAGIA.

Si aún no tienes decidido cuál es esa frase que te va definir como empresa, espera pronto la segunda reunión de emprendedores que estoy armando exclusivamente para ti.

Foto vía Cecy Pineda